Últimos finales de chiste

El español

clásico es más cuadrado que una baldosa, tiene las dos cejas unidas, y se lo llama por su nombre: Gallego

cuando besa cuenta dos