Últimos finales de chiste

Más constante que

el ladrido del perro del vecino a la hora de la siesta

una gotera

una madre echando una bronca.

pi