Últimos finales de chiste

Más chungo que

una lechuga de Chernobyl