Últimos finales de chiste

Más desgraciado que

jugar a la escondida con el tio ciego