Últimos finales de chiste

Más escandaloso que

un enfermo de parkinson robando panderetas

una fiesta de sordo