Últimos finales de chiste

Más prepotente que

la compañía de la luz lo contrató para leer los contadores