Últimos finales de chiste

Más apuro que

Lopecito en el Convento