Últimos finales de chiste

Más cínico que

Ollanta Humala