Últimos finales de chiste

Más pálido que

el flequillo de Trump