Tanto debes

que me quede 50

que cuando Dios dijo, que se haga la luz, ya debías tres facturas