¿Dígame?

Mi pito

me

– ¿la embajada de Laos?
– Sí.
– Pues póngame uno de chocolate.