Menos sano que

una taza de babas

lavabo publico