Más desaliñada que

la chupitos

yegua de mercado