Más natural que

assas