Más guardada que

billete de camarera