Últimos finales de chiste

Más peligro que

ir solo por las calles de Venezuela