Más pegajosa que

los calzones de don Francisco