Menos fiera que

un tigre de bengala