Más confiada que

milanesa con huevos fritos