Cuando el grajo vuela bajo

Pégale un escupitajo