Más iluminada que

la azotea de un calvo