Últimos finales de chiste

Manda más que

un alternador