Menos picardía que

Puigdemont