Menos terminado que

la Sagrada Familia

obra kirchnerista