Menos cívico que

croto en plaza