Últimos finales de chiste

Más costoso que

el aeropuerto de Castellón

los zapatos de oro de morgan freeman