Últimos finales de chiste

Menos ruidoso que

Teta de monja