Últimos finales de chiste

Tiene menos letra que

una calculadora