Últimos finales de chiste

Pinta menos que

un síndrome de Down en ingeniería