Menos musculosa que

la pata de un zancudo