Últimos finales de chiste

Más asqueroso que

un bocadillo a de pelos