Más casposo que

rata en balde