Más casposa que

prima mentirosa