Más ágil que

la lengua de Busta Rhymes

cogida callejera

gato en navidad