Más atacado que

pato con tripa