Últimos finales de chiste

Más ensayado que

los discursos de Rajoy