Más amarrada que

ninfómana en iglesia