Menos de buenas que

un gato bajo una ducha abierta