Más espesa que

inyección de paté