Últimos finales de chiste

Contra el vicio de pedir

cigarrillos suelo usar mi frase favorita: Tomátelas, villerito!